Editorial de El Inversor Inquieto

“El rally del mes de agosto”

Quien nos iba a decir en el mes de junio, que llegados a mediados del mes de agosto, los titulares de algunos artículos de la prensa económica, hablarían del “rally del mes agosto” y no precisamente para referirse a asuntos económicos relacionados con el mundo del deporte.

Los niveles de miedo y pesimismo que se alcanzaron en el mes de junio, llevó a una caída especialmente intensa en los principales activos financieros del mundo. Ahora que estamos encarando la recta final, del estival mes de agosto, muchas cosas están cambiando en el panorama financiero.

Por el momento está intacto que la economía española entrará en recesión, que la Zona Euro tiene riesgos altos de hacerlo y que en EEUU, todavía no está claro que no lo hagan. No obstante, en los mercados financieros y de capitales, los resultados empresariales publicados en julio y ahora el dato de IPC americano correspondiente al mes de julio, están siendo más que esperanzadores. Algo que debemos tener muy presente es que los mercados de capitales, con las caídas acumuladas a junio, ya han descontado la complicada situación que van a pasar las economías reales, y por tanto los ciudadanos, con la llegada del otoño y el invierno.

Lo que ahora podemos mirar con más esperanza, es que la primavera del año próximo pueda ser un nuevo renacer, para las economías y todos los que sobrevivan a lo que viene para otoño/invierno.

El IPC americano ha sorprendido de forma muy favorable, al caer más de lo que estaba previsto, pasando del 9,1% anterior al 8,5% de julio. Bien es cierto que ha sido la caída del precio de la gasolina lo que más le ha impactado, tras liberar reservas la administración Biden.

Los responsables de la FED de varios Estados en EEUU, se han apresurado a calmar la euforia, avisando de que hacen falta más datos macro y más meses consecutivos de recortes en la inflación, para poder confirmar que la situación está mejorando de forma sostenible, eliminando así la fatídica palabra de moda “inflación persistente”. No obstante, los pocos inversores que no están de vacaciones, prefieren ver más cerca la posibilidad de que la FED tenga que plantearse su política de subidas de tipos, acomodándolas a un nuevo escenario, más benévolo para los ciudadanos e inversores. De ahí que se lancen a las compras de renta variable, sobre todos tecnológicas, que están llevando al índice americano a subir en torno a un 20% desde sus mínimos de junio. El selectivo español, que el julio quedó rezagado a la última posición, intenta recuperar posiciones, tras varias semanas consecutivas de subidas.

En los mercados de renta fija ya se está planteando que en los plazos largos los tipos pueden ser más bajos que los actuales, de ahí la mejora en precio, de dichos activos.

Por otro lado, el cobre ha aumentado su precio, cuando prácticamente todas las materias primas están cayendo, ante el posible escenario de que los tipos de interés han tocado techo.

En el sector del crédito inmobiliario, los consumidores están empezando a plantearse que lo conveniente son las hipotecas variables de nuevo, tras la explosión de las hipotecas fijas.

Los barcos con cereales siguen saliendo de Ucrania y cada vez hay más voces que afirman que algo positivo se mueve en el conflicto bélico.

Tal vez estemos ante un espejismo en alguna de las variables positivas que están poniendo encima de la mesa los inversores, lo iremos sabiendo en los próximos meses, pero lo que es innegable es que la sensación sobre el futuro ha mejorado y que eso está provocando el rally alcista de agosto.

En la Zona Euro sólo se pueden esperar nuevas subidas de tipos y ningún cambio de escenario en política monetaria, porque vamos muy por detrás de EEUU en el problema de la inflación, así como en el impacto en la economía, pero que empiece a mejorar la primera economía del mundo es decisivo para que le sigan el resto.

Para finales de mes, como es tradición, los presidentes de los bancos centrales del mundo se reunirán en el pueblecito americano de Jackson Hole y en esta ocasión, las conclusiones a las que lleguen y los comentarios que hagan van a ser realmente importantes para el devenir de los mercados en septiembre y posiblemente en la recta final del año.