Editorial de El Inversor Inquieto

“Ómicron y los IPC”

Durante la presente semana, que en nuestro país ha sido como la de acción de gracias en EEUU, por el mundo, lo importante ha sido la nueva información sobre Ómicron y los datos de IPC.

Respecto al primero de los asuntos, la confirmación por parte de la científica sudafricana que la descubrió y de otros científicos americanos, de que sus síntomas son más leves que los de variantes anteriores, han sido un auténtico alivio para los mercados financieros. En cuanto se ha confirmado la información, que por otro lado, ya circulaba desde el descubrimiento de la nueva variante, la reacción de los principales índices bursátiles del mundo fue subir con especial intensidad. Esta reacción estaba prevista por muchos expertos, que siempre han considerado que las últimas caídas en los mercados eran más una oportunidad de compra, que una llamada a la venta.

Como ya hemos visto en las últimas sesiones de noviembre, la volatilidad en los mercados está siendo muy alta, lo que hace que los inversores que no mantengan el rumbo claro, puedan causarse daños económicos importantes.

Una vez cotizadas al alza las buenas noticias y a la espera de nueva información, los inversores estuvieron muy pendientes de los datos macroeconómicos, sobre todo los datos de IPC, siendo el americano el protagonista, que ha tenido en vilo a los mercados, hasta bien avanzada la última sesión de la semana.

En Alemania la nueva subida de la inflación hasta el 5,2%, la llevaba a niveles no vistos desde 1993. Por su parte, el IPC americano cumplió con lo que el consenso de mercado estaba esperando, de manera que se situó en el 6,8%, frente al 6,2% del mes anterior, su nivel más alto de los últimos 40 años.

La expectación ahora se traslada a la semana próxima, cuando los bancos centrales, tanto en la Zona Euro como en EEUU, se reúnan por última vez, antes de que finalice el año.

Con los datos macroeconómicos encima de la mesa, todo apunta a que ninguno de ellos va a dar sorpresas en sus declaraciones, y mantendrán sus hojas de ruta marcadas. En la Zona Euro es no hacer ningún cambio por el momento y en EEUU continuar con su plan de retirada de estímulos, dejando para bien entrado en 2022, la posibilidad de subir tipos.

Con este panorama, los inversores han decidido volver a confiar en los mercados de renta variable y el verde ha vuelto a los índices.

La semana próxima será la última completa que queda de este 2021 que vamos a despedir y que posiblemente sea la más relevante para el comportamiento de los mercados y con ello las rentabilidades que se los inversores puedan obtener este año.