Editorial de El Inversor Inquieto

“Las variantes y los temores”

Durante la semana, el aumento de contagios en Europa y sobre todo la variante de Sudáfrica, han provocado más rojos que verdes en los mercados de renta variable.

Como ya venimos anunciando desde hace meses, el aumento de la volatilidad en los mercados es una realidad, que debe ir acostumbrando a los inversores, para saber que va a ser la tónica general para los próximos años.

Llegamos al fin de semana más incertidumbres que certezas sobre la nueva variante, que está asuntando a los mercados, por el posible impacto que pueda tener en las economías. Bien es cierto, que con un menor volumen, por ser el día de Acción de Gracias en EEUU, lo que hace que las correcciones tengan más intensidad.

Habrá que esperar a los próximos días y semanas, para tener una información más fiable y rigurosa sobre la nueva variante, así como su impacto real en los distintos países.

Los expertos recomiendan seguir siendo fieles a las carteras de inversión que se tienen, porque no se considera que pueda haber pasos atrás en los crecimientos económicos, que deban poner en riesgo los resultados empresariales en general,  y con ello sus cotizaciones en bolsa.

Por tanto la principal conclusión, es que estas caídas son más oportunidades de compra de activos financieros que de venta. De ahí que muchos gestores van a aprovechar estos momentos, para reducir sus posiciones de liquidez y comprar a precios atractivos, valores o estrategias que quieren incorporar o incrementar en sus carteras.

En situaciones de mercado con mayor incertidumbre o tensión, los inversores pueden estar tentados a dejarse llevar por las emociones, lo que siempre conlleva errores graves en la toma de decisiones, que afectan directamente a la salud financiera de sus patrimonios, e incluso en el peor de los casos, a su salud física.

Los conocimientos y la experiencia, no siempre juegan a favor del inversor particular, cuando los mercados se comportan de forma abrupta, bien sea subiendo, o bajando. De ahí que la labor de los buenos profesionales en banca privada, sin duda se demuestra cuando ayudan a sus clientes en el control de esas emociones, que a ellos por si mismos nos les resulta fácil lograrlo.

En cuanto a las certezas que nos deja esta semana, posiblemente la más importante es la de que Powell repetirá en el cargo, como presidente de la Reserva Federal Estadounidense, cuando se renueve mandato a comienzos del año próximo.

Sin duda esta es una gran noticia para los mercados financieros y las economías, porque todos tenemos muy presente el importante papel de las políticas monetarias en estos momentos. Para los mercados, Powell ha demostrado ser una persona solvente y previsible, que no tiene ningún intención de utilizar la retórica para confundir a los inversores.

Esta realidad generará estabilidad, frente a las incertidumbres que están surgiendo o que puedan surgir, lo que suele traducirse en comportamientos positivos de los mercados cuando van calmándose los ánimos.