Editorial de El Inversor Inquieto

Avances esperanzadores y nuevas guerras abiertas

La semana se ha movido de forma esperanzadora entre datos macroeconómicos, resultados empresariales, guerra abierta en el mundo del futbol y Bruselas dejando claro que van en serio.

Empecemos por el final, es decir, por Bruselas, que esta semana le ha dejado muy claro al Gobierno de España, que no va a aceptar su atajo para llevar a cabo la reforma del Consejo General del Poder Judicial. La comunicación por parte del Gobierno, de que abandonaba el camino iniciado para la polémica reforma, sin duda ha sido el primer golpe que ha recibido desde Bruselas y sin contemplaciones. El escrito que habían enviado más de 2.500 jueces, alertando del peligro para el Estado de Derecho por parte del Gobierno de España, ha dado su frutos y en un espacio de tiempo realmente rápido.

En los medios de comunicación no han trascendido las conversaciones mantenidas entre el Gobierno y los representantes de Bruselas, pero a tenor del giro de 180 grados que ha dado el asunto, sin duda ha ido en la dirección que nos imaginamos. El Gobierno de Sánchez seguro que ha recibido la primera advertencia seria sobre lo que debe hacer, si quiere tener alguna posibilidad de que lleguen a España los fondos de recuperación comprometidos. Por tanto en el asalto que sin duda se va a producir durante meses entre ambos, podemos decir que vamos 1-0 para Bruselas y esto no ha hecho más que empezar. Sin duda este tema es muy esperanzador, porque no debemos olvidar que las exigencias de Bruselas son realmente buenas para el futuro de la economía española y de los españoles.

Lo que resulta dramático es que tengan que venir desde fuera, a proteger el Estado de Derecho de España, frente al propio Gobierno de España. La pregunta inevitable que nos viene a la mente es ¿pero en manos de quienes estamos? Para lanzar posteriormente un alivio de ¡menos mal que estamos en la Unión Europea!

Hablando de partidos y puntos, el otro asunto relevante de la semana ha sido el intento fallido de que naciese la “Superliga de futbol”. La verdad es que a esta iniciativa, le provocaron un aborto en toda regla, los mismos que la habían engendrado, lo que también es dramático, porque no hacía falta anunciar algo con tanto impacto, para abandonarlo de forma irresponsable, los mismos que la habían apoyado. Esto nos da pistas de los intereses tan espectaculares que se estaban poniendo en riesgo, y de la presión que se ha ejercido para que el aborto se produjese. Al margen de que el espectáculo ha sido bastante lamentable, lo cierto es que los expertos consideran que la “guerra del futbol” está más abierta que nunca y que se ha perdido una batalla, pero ya nada va a ser igual. El sector habla de ruina y lo que llama la atención, es la enorme cantidad de millones que se han repartido durante décadas, que según parece se ha volatilizado, porque el sector habla de ruina. ¿Dónde está todo lo amasado por los que viven y han vivido del fútbol? ¿Qué está fallando? ¿Hacía donde se encaminan?  Las respuestas las iremos teniendo en los próximos meses y años.

En cuanto a los datos macroeconómicos y los resultados empresariales, lo cierto es que cada semana que pasa, todo apunta a la recuperación económica, aunque a distintas fases en los distintos países, pero ya sin visos de vuelta atrás. La cuarta ola de la pandemia no está suponiendo la dureza de las restricciones de las anteriores, lo que ponen de manifiesto que el proceso de vacunación avanza y está teniendo éxito. Un lástima que vayamos más lento que otros países y hayamos perdido un trimestre, pero ya sabemos que no hemos tenido a los mejores políticos gestionando esta crisis sanitaria, en ninguna de sus aspectos. Aquí podríamos hacer alguna honrosa excepción, pero son tan escasas, que no podríamos cambiar la afirmación de forma categórica.

Finalmente, mencionar los datos que se manejan del ahorro mundial que ha generado la pandemia, con sus restricciones a nivel mundial, con el consiguiente impacto en el consumo, por no poder llevarlo en cabo en todo lo que ha estado cerrado, al tiempo que las familias que se han visto, y se ven amenazadas, en sus puestos de trabajo, han frenado el consumo y han aumentado el ahorro.

Los datos publicados afirman que el ahorro mundial asciende a 4,5 billones de euros, que es el equivalente al 6% del PIB mundial, o en torno a 4 veces el PIB de España. Analizando países de forma individual, y proporcional a su PIB, resulta que EEUU estaría en primer lugar, seguido de Reino Unido, Canadá y en cuarto lugar España.

Los expertos le llaman a buena parte de este ahorro, demanda contenida, lo que les lleva a afirmar, que cuando se consiga la inmunidad de rebaño, toda esa demanda se llevará a consumo y ayudará a los sectores más penalizados por las restricciones.

Por tanto y en conclusión, el paso de las semanas, el avance de las vacunas y la proximidad del verano, nos llena el horizonte de esperanza real, en el futuro más inmediato.