Editorial de El Inversor Inquieto

España entra en fase de control

Desde el inicio del Estado de Alarma hace cuatro semanas, no se podía hablar de fechas para su finalización, hasta que los contagios no dejasen de aumentar, tal y como han hecho los países que nos han precedido, es decir, China e Italia.

Durante la presente semana ya se ha confirmado que el día con un número mayor de contagios fue el 31 de marzo, con un número de 9.222 contagios nuevos. A partir de ese día el número ha bajado y por tanto se puede confirmar que nuestro país ha pasado de la fase inicial de pánico y descontrol, a la fase de control. La siguiente fase es la reapertura, que supondrá la vuelta a la actividad, pero de forma gradual. No todos los sectores comenzarán la actividad al mismo tiempo.

El Gobierno ya habla del día 26 de abril, como la fecha a partir de la cual se irá reduciendo el confinamiento. Todo esto, si los datos siguen avalando estas semanas la reducción del número de personas contagiadas.

No obstante, a partir del día 12, volverán los últimos sectores a los que se les exigió confinamiento total, como por ejemplo el de la construcción.

El primero de los sectores en ir volviendo a la normalidad a partir del 26 de abril será el industrial y algunos otros, bajo estrictas medidas de control del personal. Los sectores relacionados con el ocio y el turismo serán los últimos en irse incorporando. Para las ventas minoristas, es decir, el pequeño comercio, todo apunta que será para primeros de junio si en mayo el control de los contagios sigue produciéndose.

Para EEUU, se espera que el pico máximo de contagios se produzca esta semana, y a partir de ahí, que puedan plantearse las fechas de reapertura.

Los expertos consideran que la economía americana será, una vez más, la que se recupere más rápido. Las ayudas económicas ya están llegando a las familias y las empresas de forma rápida y sencilla. Con ello el impacto económica será menor, aunque nadie va a evitar que sea el peor trimestre de la historia para la economía americana, ni mundial. Ahora el reto será salir menor dañado y recuperarse más rápido.

Ante esa realidad de tener la reapertura más cerca, los mercados de renta variable han decidido olvidarse, durante un par de sesiones, de los dramáticos datos macroeconómicos y festejar con subidas, que lo peor ha quedado detrás, desde el punto el punto de vista sanitario y por el momento.

Aunque nadie tiene una total visibilidad sobre el impacto real, lo cierto es que los informes de las consultoras y analistas, llevan a presagiar que los países más industrializados saldrán antes, mientras que los más dependientes del turismo o el ocio, como es el caso de España, lo van a pasar peor. Todo ello sin tener en cuenta de la situación económica anterior a la pandemia o la efectividad de las medidas adoptadas a nivel doméstico, algo que a todas luces, no nos coloca entre los mejor posicionados, respecto a otros países.

En esta Semana Santa, los mercados cerrarán del viernes al lunes de la semana próxima. Los avances o retrocesos que en los próximos día se puedan producir entre Rusia y Arabia Saudí con el posible acuerdo para el recorte de la producción de barriles de petróleo diarios, es un tema muy relevante para la evolución del precio del barril y por supuesto para los mercados financieros.

En Europa seguirán las negociaciones sobre como implementar de forma consensuada y coordinada las ayudas a los países miembros, para paliar el impacto económico de la pandemia.