Editorial de El Inversor Inquieto

Noviembre se va con celebraciones

El mes de noviembre cierra con la festividad de acción de gracias en EEUU y con nuevas subidas en los mercados de renta variable, que hacen presagiar un tranquilo cierre de año para 2019.

Los inversores que han estado correctamente asesorados y los que han confiado en las entidades que más velan por los intereses de los clientes, están de enhorabuena en este año, al que le queda un mes para despedirse.

Pocas entidades se atrevían a comprometerse a finales del año pasado con la mejora de los mercados financieros para 2019, pero aquellas que lo hicieron con rigor y convicción, son las que más alegrías han dado a los inversores.

Durante el mes de noviembre, el avance de la fase de negociaciones entre EEUU y China, ha sido determinante para la subida de los principales índices bursátiles. Los índices americanos están en cabeza, marcando máximos históricos sesión a sesión, apoyados por las negociaciones y los buenos datos macroeconómicos.

La revisión al alza del PIB que se ha publicado esta semana, lleva el crecimiento al 2,1%, frente al 1,9% anterior. A este buen dato, se suma la mejora de la petición de bienes duraderos, lo que ha sido interpretado como buenas noticias para la economía americana en 2020. Estos datos confirman las palabras del presidente de la Reserva Federal de EEUU, cuando tras la última bajada de tipos, afirmó que no harían falta más estímulos para la economía, en forma de bajada de tipos de interés.

Para la Zona Euro, y sobre todo para Alemania, los datos macro de finales de año, también están alejando la sombra de la recesión. Con todo ello y pensando en las carteras de inversión para 2020, la gran mayoría de los expertos apuestan por los mercados de renta variable, tanto en EEUU, como Europa  o emergentes

Los mayores riesgos están en la renta fija, y por tanto en las carteras más conservadoras, porque cualquier repunte de tipos de interés, van a provocar pérdidas en las carteras.

Por ello y a falta de un mes para cerrar el año, los inversores deben prestar especial atención a los asuntos fiscales y a las estrategias que van a seguir sus carteras para 2020.

Los temas fiscales son muy importantes, porque todo apunta a una subida de impuestos en el año próximo, de la mano del nuevo gobierno que se está fraguando. De ahí que los ingresos que se puedan realizar para este ejercicio, será más beneficioso, porque no se arriesgarán a pagar más impuestos el año próximo. En estos asuntos, siempre es fundamental hacer un estudio previo y un análisis individual, antes de tomar ninguna decisión.

Respecto a las carteras para 2020, recordar que la diversificación de activos por el mundo, de la mano de gestoras nacionales independientes y de gestoras internacionales, sigue siendo una garantía de éxito, como lo es hacer una buena planificación patrimonial, que abarque no sólo la parte financiera, sino también la fiscal, la hereditaria y la societaria.